lunes, 7 de junio de 2010

Incoherencia

Hoy fui a dar clases a la villa. E inmediatamente después, a mis alumnos particulares de Puerto Madero.
Ahora me duele el estómago.

3 comentarios:

Catalina Fairstein dijo...

Los de puerto Madero pagan el trabajo de la villa. Que se le va a hacer. Se llama Capitalismo pero muy de vez en cuando funciona a la inversa.

José Luis dijo...

Creo que es al revés, el hecho de que exista la villa permite que exista Puerto Madero. Aparte, los de la villa pagan la hiperseguridad de Puerto Madero, el trencito choto ése, que tires un papel al piso y lo limpien antes de que terminen de caer.

Y no sólo éso si no que no tienen forma de evadir (IVA en el pan, en la leche, etc), mientras que los de PM, no digo que todos, pero más de uno seguro tiene un contador piola que le hace la gamba para dibujar algún que otro numerito.

Putéenme que es gratis (todavía)

Saludos

media veronica dijo...

eh josé! lo que dice catalina es que mi trabajo con los chetos me permite sustentar mis idas a la villa, que no son baratas, dada la distancia y que los bondis que van o por panamericana o por general paz se zarpan en caros.