domingo, 16 de mayo de 2010

Domingo

Hoy, domingo, no he podido vivir como se debe un domingo.
Ni siquiera pude cenar sopita.
Ni siqueira pude leer una novela tapada con una frazada en un sillón.
Hoy, domingo, laburé como su fuera lunes. Un lunes muy largo que aún no terminó, y conjuntamente está por empezar.

2 comentarios:

Marcos dijo...

Dichoso de algunos que laburamos de martes a viernes...bendito seamos entre todos los trabajadores, ja!
Besos Verooo...

media veronica dijo...

ja, dichosas las que no trabajamos formalmente nunca.
pero a veces tenemos alguna cosita que hacer =)