lunes, 9 de marzo de 2009

Poema a la mañana

Si te agarrase en medio de la resaca
la vil mañana, soleada mañana
con los estridentes cánticos pajariles
y sin lentes ahumados.

Si esa cruel mañana te sorprendiese lejos del lecho
y los vapores del licor aún recorriesen tus venas
o debieses enfrentar obligaciones
soportar reuniones.

Camina por la sombra, ebrio madrugador;
escóndete de la cegadora luz del sol
salva tu piel del calor
después de la siesta todo será mejor.

4 comentarios:

Chinasklauzz dijo...

Que el sol no te alimente la resaca ni te aumente el deseo de morir un domingo por la mañana.

Me encanto tu poema, tierno y tranquilo.

Chinasklauzz

b dijo...

Lindo

Filo dijo...

oda a la borrachera!

salud,

me gusto mucho

L. Rapetti dijo...

Ah, nooo!!! yo ni en peeedo (bueno, en pedo puede ser) voy a permitir que una zurda sarnosa, araucana patasucia y drogodependiente venga a hablar así del alcohol como si fuera, no sé... una cosa de todos los días, y al final todos los niños de hoydía andan por ahí tomando cerveza y violando prostitutas... terrible... no tenés vergüenza...

Pero que identificado se siente uno...